Fotos

Publicado el 11 October 2010
Archivado en Marta | Salir del comentario

Llueve, mucho, llueve.¿Dónde van los pájaros cuando llueve?

¿Dónde los niños, las mujeres, los hombres, los perros, los gatos sin hogar?

Al pasar frente a un Banco, de la banca internacional, una mujer, un hombre y dos niños duermen; junto al cordón, alocada carrera de autos, colectivos y motos, un bebé gatea haciendo equilibrio sobre el cordón chupándose el dedo y los mocos.

Miro a ese niño y pienso ¡la suerte está echada! un hermanito despierta, rescata al bebé , vuelve a dormirse.

Unos pasos más, una anciana y un muchacho salen de entre cajas apiladas y urgan en unos tachos de basura en búsqueda del desayuno, él la llama: ¡venga mamá acá hay comida! Rescatan panes duros y frutas podridas, festejan alborozados el tesoro ¡la suerte está echada! Otros destinos sellados.

Me detengo frente al Congreso debajo de la maravillosa arquitectura se asoma entre unos trapos un hombre muy viejo en una silla de ruedas ¡una toldería con radio, calentador, un catre! Y allí en ese mito viviente de las costumbres populares, muchas voces y el tronar de decenas de tambores me empujan, reclaman mejores salarios unos, mejores jubilaciones otros, no a los despidos, no al desalojo de las villas de emergencia reza un cartel enorme de lado a lado de la calle, sí al campo, no al campo.

Cruzo la plaza del Congreso, sorteando carpas : de docentes, del campo, del gobierno, de los despedidos, de los que no están de acuerdo, de los que sí están de acuerdo, y allí al fondo un enorme toro y un pingüino , símbolos de las protestas, junto a ellos un grupo de turistas muy sonrientes se sacan fotos. Las calles laterales atiborradas de colectivos repletos de gente para el espectáculo.

Ya no llueve, el sol prepotente busca un lugar entre la gente, nadie lo ve, se cuela entre los árboles y tiñe la plaza de mil tonos, un niño se cubre los ojos encandilado y lo festeja. Me alejo un poco, me siento en una mesa del bar de Madres de Plaza de Mayo, cierro los ojos, el ruido es ensordecedor, los altavoces mezclan los reclamos, las promesas, todo mezclado, todo mezclado; abro los ojos, mi sombra nítida se dibuja en el empedrado, ¡la había extraviado en la mañana! el niño la pisa, funde su sombra con la mía, me sonríe y me regala una piedrita. Soy feliz.

“La vida es una tragedia cuando se ve en primer plano, pero una comedia si se ve en panorámica” Charles Chaplin.

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas