Primer marrón para Trinidad Jiménez: Isaías y Cubillas

Publicado el 20 October 2010
Archivado en alf940 | Salir del comentario

Menudos quebraderos de cabeza están proporcionando a la diplomacia española tanto el embajador de Venezuela en España como un tal Cubillas, ex etarra y con nacionalidad venezolana. Y ya que Moratinos no ha sido capaz de hincarle el diente al asunto esperemos  que la nueva ministra de Exteriores – a la hora en que redacto no ha sido aún nombrada- y recién derrotada en las primarias del PSOE Trinidad Jiménez, mujer dialogante donde las haya aunque la bella modelo plena de fotogenia y sensualidad, Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del PP, antes de que tome posesión del cargo haya dicho que es más de lo mismo, que la política exterior de España ante el gorila difícilmente va a cambiar por las razones que no nos ha querido explicar la tercera de a bordo de la nave del PP cuyo capitán dicen que está en cama desde hace tiempo esperando sin prisas que caiga la breva del Gobierno de España.

Lo último que se sabe del etarra Arturo Cubillas es que ha afirmado que no ha participado en el entrenamiento de ningún etarra  atacando de paso a la Asociación de Víctimas del Terrorismo: “cuando hablan de hijos asesinados se refieren a quienes durante décadas han asesinado, desaparecido, torturado y encarcelado a miles de ciudadanos vascos”. O sea, lo de siempre: las víctimas convertidas en verdugo.

Y del embajador venezolano Isaías Rodríguez que acusó a la Guardia Civil de torturar etarras, que defiende Cubillas: se ha ido al Norte a defender sus tesis –qué zorro es el tío- aunque Basagoiti ha afirmado:

“no lo recibo porque no tengo detector de metales”. Y según Losantos, además de por estos insultos, debería ser expulsado de la Madre Patria por perpetrar los siguientes versos:

Sentir el triunfo de España
igual que si fuera el nuestro
es un recuerdo maestro
y el ojo se nos empaña;
no es adulación, ni es maña
es un sentir muy bonito,
es algo que necesito
sacarlo de bien adentro
y convertirlo en el centro
de mi expresión con un grito.

II

Comencé aupando a Argentina
que tenía por pie un fusil
ligué a Uruguay y a Brasil
con mis pasiones más finas;
toda América Latina
me salió por los costados;
sentí rabia, sentí enfado
cuando perdió Paraguay
pero después de ese ¡Ay!…
me tuvo España a su lado.

Si tienen aguante pueden ver su final en el blog  caraqueño

de Gustavo Coronel

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas