Juan Ollé : “No quiero que gane España”

Publicado el 28 June 2010
Archivado en alf940 | Salir del comentario

Juan Ollé, como hombre de teatro, es consciente del impacto de su frase, de su teatralidad, valga la redundancia, y la coloca en un medio, “El Periódico”, muy conocido por apoyar sin tapujos el debate abierto sobre el independentismo catalán y los cientos de consultas que no van a ningún sitio pero que en los tiempos que corren tienen bastante entretenidos a los promotores del desgajamiento de esa región española.

La frase, como hasta el más despistado se habrá dado cuenta, se refiere a que no quiere que España gane la Copa del Mundo por los efectos colaterales y secundarios que puede provocar en los exquisitos, entre los que él se encuentra, una victoria deportiva, y apoya su argumentación contándonos dos batallitas ocurridas en dos escenarios distintos, en el espacio y en el tiempo, en que se enfrenta en un caso a “ muchachos gritones, armados de banderas” , y en otro a “ una veintena de cretinos de no más de 20 años, uniformados con camiseta roja y cerebro rojigualda”:

“Hace, como de todo, ya 20 años. También era tiempo de Mundial y Jaume Melendres y un servidor participábamos en Valladolid en uno de esos congresos de teatro donde te dan de dormir y comer bien a cambio de soltar un discursito. Saliendo de una de las sesiones, ya tarde, la calle era una perfecta algarabía porque el equipo español acababa de ganar a no sé qué selección. Jaume y yo íbamos caminando, cuando pasaron por nuestro lado unos muchachos gritones, armados de banderas y que, al darse cuenta de que hablábamos en catalán, empezaron a soltar la letanía de «catalanes hijos de puta, separatistas, viva España…» Jaume, que era tanto o más canijo que yo ( y ellos, unos armarios llenos de cerveza ), lejos de huir –que era lo más aconsejable–, les invitó al debate. Melendres era un exquisito pedagogo y la cosa terminó compartiendo una civilizada cerveza con aquellos mamelucos que pocos minutos antes querían quemarnos en la hoguera de la hispanidad.”

Y, al parecer perseguido por los hinchas de cualquier color, su tragedia griega se reproduce en Barcelona:
“España acababa de vencer a Honduras, nosotros estábamos en el estudio acristalado de Catalunya Ràdio que da a la Diagonal haciendo tranquilamente nuestro programa cuando, de pronto, una veintena de cretinos de no más de 20 años, uniformados con camiseta roja y cerebro rojigualda, empezaron a repetir la letanía, esta vez con saludo fascista y Cara al sol, mostrándonos sus genitales, aporreando el cristal con el palo de sus banderas y destrozando algunos retrovisores de las unidades móviles de la radio”

“Frecuentemente, nacionalismo y necionalismo se confunden, ganando siempre por goleada el segundo.  ¿Por qué una victoria futbolística acarrea necesariamente daños colaterales que nada tienen que ver con la deportividad? No, de verdad: por el bien de todos, no quiero que gane España. Francia, dicen, ha hecho el ridículo, pero se ha librado de la barbarie. Enhorabuena.”

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas