En edad de merecer

Publicado el 16 June 2011
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Se parecen, pero no son iguales, esta dama de la que hablo es quizás más aniñada, sí, sí, más aniñada. Habita un palacio romano en las afueras, no demasiado lejos, eso sí, tampoco muy cercana. Cuando la visité, la recordaba, aunque la otra vivía ¡tan lejana! Era ella, la misma mirada, la misma posición, la misma talla. Me recibió tranquila y sosegada, sin consentir que apenas dijera nada, tan solo que callara. La primera impresión que tengo es que se parece mucho con la otra, que se halla en Cracovia. Parecen ser hermanas, su belleza las iguala y da gusto y placer el contemplarlas ¡Qué hermosas son las pinturas, qué relajadas¡

La dama del unicornio” es un curioso cuadro realizado por el genial Rafael. Se halla en una esquina de uno de los salones de “Villa Borghese” uno de los palacios de la Roma eterna. Lo he puesto aquí porque me ha atraído el pendentif (a la usanza de la época), que lleva montado un rubí y una gran perla (modelos que se usaban mucho en el Renacimiento). La joven fue pintada con los símbolos que indicaban su soltería, es decir, el unicornio (que representaba la pureza, la inocencia, el celibato); la disposición de la mano y la forma de estar peinada, con el pelo suelto; mostrando así su clara disponiblidad para ser cortejada. Este retrato recuerda mucho a otro lienzo, llamado “La dama con armiño” (atribuido a Leonardo da Vinci) y que se halla en Cracovia. “Villa Borghese” un palacete de 1612, que fue lugar de distracción y descanso del cardenal del mismo nombre, alcanzó máximo apogeo como núcleo concentrador de obras de arte de todo tipo. Siglos más tarde, Napoleón en el XIX llevó parte de la colección a Francia (Museo del Louvre) y en la actualidad –desde principios del XX- forma parte del patrimonio del Estado italiano. Me gustan los pendentifs, yo conseguí uno en un mercadillo (hace años) y le tengo gran apego (eso sí, el mío es humilde, de plata y ágata) y no como el de la joven que, a buen seguro, estaba en edad de merecer… nos lo dice Rafael y ¿quién se atreve a llevar la contraria a un genio?

Fátima Hernández Martín

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas