Criptografía caprichosa de un amor

Publicado el 20 June 2011
Archivado en Fátima | Salir del comentario

Dicen que ella comentaba a sus amigos…”no soy una mujer hermosa, ni bella, por eso me arreglo, quizás en exceso, para que mi esposo se sienta feliz al contemplarme…” Con estas palabras, Wallis Simpson, la mujer (enigmática, ambigua, denostada, despreciada, si bien inquietante) que enamoró a un rey -Eduardo VIII- de tal manera, que él renunció al poder por conquistar su corazón, allá por el año 1936 de un frío Londres prebélico, daba a entender a su círculo de amigos lo que le gustaba hacer ostentación de joyas y vestidos en las fiestas a las que asistía. Precisamente, en diciembre del año pasado (2010), la famosa galería Sotheby’s lanzaba a subasta un curioso brazalete zoomórfico que perteneció a esta divorciada estadounidense por la que Eduardo VIII renunció al trono británico. La joya alcanzó un récord de ventas de 4.521.000 libras (5.413.250 euros). El abalorio -de diamantes y ónix- con la forma de una pantera, firmado por Cartier, era una pieza extraña que gustaba lucir Wallis, al igual que una horquilla con algunos rubíes, zafiros y diamantes en forma de ave (flamenco), que también alcanzó cifras astronómicas (y yo matizo, aberrantes) en la misma subasta. Además, en el lote se hallaba un curioso vestido de noche con adornos de diamantes (Cartier) que tiene grabadas las iniciales Wallis (W) y Eduard (E), y la inscripción ‘Hold Tight’ (Aguanta), frase que los amantes se intercambiaron -de forma clandestina- durante su sonoro escándalo que conmocionó al mundo en aquellos días, y que quizás en estos momentos de dura crisis económica, paro, conflictos sociales, cambios conceptuales y modernidad … habría pasado totalmente desapercibido…¡creo!

Fátima Hernández Martín

Dios salve al rey para Wallis (leyenda que hicieron grabar también en otro brazalete subastado)

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas