Alfonso Ussía y sus diatribas contra los artistas progres

Publicado el 13 March 2010
Archivado en alf940 | Salir del comentario


“Bosé es un pijo de la «Gauche divine» y que canta como un culo”

Alfonso Ussia es de los que no tienen pelos en la lengua para cargar contra los que no piensan como él o sustentan unos principios distintos a los suyos. De casta le viene al galgo su vena satírica a este cuasi aristócrata– es hijo de los Condes de los Gaitanes Luis Ussía Gavaldá y de Asunción Muñoz-Seca Ariza y nieto del dramaturgo Pedro Muñoz Seca-. Por su cuna no estudió en centros-porque además con Franco era imposible-  inspirados en la Institución Libre de Enseñanza sino en algo muy lejano como pueden ser uno situado en la Alameda de Osuna y en el celebérrimo del Pilar. ¡Ah, los pilaristas”

Esa tendencia a la sátira lo ha llevado a crear personajes humorísticos como  Floro Recatado, el doctor Gorroño y Jeremías Aguirre, a los que pone voz en la radio aunque su personaje más relevante y conocido es el marqués de Sotoancho, un peculiar señorito de la Baja Andalucía al que da vida en sus obras junto a la marquesa viuda y el servicio de La Jaralera, una residencia ficticia ubicada entre las provincias de Cádiz y Sevilla.

Los últimos que no le ha han caído bien y han sido víctimas de su indudable vis cómica, adobada con una gran mala leche, han sido en particular Miguel Bosé, el ahijado de Picasso, al que le echa en cara el practicar un “snobismo” cretino y falso que ya no funciona por “pretencioso” y de ser un pijo de la “divine gauche” y de cantar “como el culo”, que aunque a mi no me guste su cante sí  a millones de fans y Guillermo Toledo al que acusa de ser  estalinista, amante de las dictaduras comunistas, y creer ciegamente en el beneficio que procura la prisión y muerte de los adversarios o disidentes de sus tiranías.

Y en general se refiere a los  firmantes de la carta solidaria con Toledo, Sanjuán, Tosar, Juan Diego Botto, Novo, Candela Peña y demás cejeros diciéndoles que son libres y pueden expresar sus ideas y pensamientos con plena libertad sin verse expuestos a ser condenados a veinte años de cárcel por hacer públicas sus preferencias. Pero no tienen derecho a mentir.

Post to Twitter Tweet This Post

Comentarios

No hay mas respuestas