Tiempo de mandriles en… horas de la infancia

Cogía su mano segura y, sin desprenderme de ella, acariciando el dorso suave y exquisitamente fragante, me dejaba llevar confiada hacia el parque, el bucólico y acogedor García Sanabria, donde degustaba, tranquilamente, la merienda que me había preparado con esmero. Allí, al sosiego que emanaba del entorno, sobre todo en la tardes plácidas de los [...]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...