El imperio de Nerón, un instante para fabular

Llegó para unos días y lleva doce años en casa. Al principio se mostraba altivo, indiferente, hosco, arisco, ceñudo y patán, ni siquiera quería escuchar. Pero con el tiempo fue comprendiendo que se le quería, que era uno más de los nuestros, que no era un tormento. Y aunque quiso imponer su criterio firme, autoritario […]